viernes, 3 de mayo de 2013

Grieta por asiento de cimentación.

Asiento de cimentación.

Llamamor así al proceso por el cual la cimentación de una construcción desciende tras la conclusión de las obras por debajo de la cota teórica de enrase.
En todo edificio, se proyectan las cimentaciones de forma que la parte superior de las mismas se situe en un plano horizontal definido en los planos, a una cota determinada que depende de muchos factores.

El terreno bajo las cimentaciones puede ceder por efecto de las cargas que le transmiten, o por muchos otros motivos, descalzando la zapata o elemento de cimentación y provocando en su caso un asiento de cimentación. Un descenso en la cota de enrase con respecto a su posición inicial tras acabar la obra.

Al contrario que las grandes estructuras, la cimentación de construcciones auxiliares se suele descuidar confiando en que, al estar sometidas a cargas menores, no se producirán asientos de cimentación.

Para evitar este proceso natural, se deben arriostrar todos los elementos de cimentación ( zapatas, vigas, etc. ) mediante las correspondientes vigas riostras o de atado, que permitan que se comporten como si de un único elemento se tratara, evitando de esta forma la posibilidad de una siento puntual en alguno de sus elementos.
Para garantizar el monolitismo del conjunto, se deben cuidar en especial las esquinas o uniones con cambio de dirección en las vigas de cimentación o zapatas corridas. No está de más colocar unas varillas de redondo de acero, dobladas a 90º, dispuestas en las esquinas a modo de refuerzo.

Grieta por asiento de cimentación.
Grieta en la esquina de una construcción, debida a un asiento de cimentación.

DESCRIPCIÓN.
La foto muestra la típica grieta en esquina en un edificio de una sola planta, debida a un asiento de cimentación.
Como puede observarse, la grieta es más ancha coincidiendo con la arista formada por las dos fachadas del edificio y se va haciendo más estrecha a medida que nos alejamos de la misma.

Su forma es en zigzag, coincidiendo en la parte izquierda de la fotografía con la composición de bloques de la fachada. En la parte derecha esta geometría se ve alterada por la presencia de las ventanas que interrumpen la grieta, aunque no el movimiento.

REPARACIÓN PORPUESTA.
Los asientos de ciemntación y la patología que producen resultan muy caros de reparar. Sobre todo en edificios de gran envergadura. Se puede recurrir a los recalces, las inyecciones, las consolidaciones o mejoras del terreno, e incluso a los micropilotajes.

Para edificios de escasa entidad, todos estos métodos resultan costosos e inadecuados.
Lo mejor es proceder como describo a continuación.
1.- Poner testigos en las grietas hasta comprobar que el asiento ha concluido.
2.- Picotear los bordes de la grieta de la fachada, hasta describir una roza que permita la reparación.
3.- Reparar la grieta recebando su interior con el mismo material que se reviste la fachada.

NOTA FINAL.
Soy consciente del resultado estético que produce la solución que he propuesto. No obstante se propone por economía entendiendo que se trata de una construcción auxiliar de una nave industrial.
En caso contrario, no quedaría otra que demoler por completo el revestimiento de ambos paños y volver a aplicarlo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada